Comó prevenir

Prevención combinada contra el VIH

La prevención combinada es una estrategia que hace uso simultáneo de diferentes enfoques de prevención (biomédica, comportamental y estructural) aplicadas en múltiples niveles (individual, a parejas, comunitario, social) para responder a necesidades específicas de determinados segmentos de la población y de determinadas formas de transmisión del VIH.

 

Las Intervenciones Biomédicas son aquellas acciones enfocadas a la reducción de riesgo de exposición mediante intervención en la interacción entre el VIH y la persona con riesgo de infección. Estas estrategias pueden ser divididas en dos grupos: intervenciones biomédicas clásicas, que emplean métodos de barrera física al virus, ya ampliamente empleado en Brasil, e intervenciones biomédicas basadas en el uso del antirretroviral (ARV).

Como ejemplo del primer grupo, tiene a la distribución de preservativos masculinos y femeninos y de gel lubricante. Los ejemplos del segundo grupo incluyen el Tratamiento para Todas las Personas – TTP; la Profilaxis Post-Exposición – PEP; y la Profilaxis Pre-Exposición PrEP.

 

Las Intervenciones Comportamentales son acciones que contribuyen para el aumento de información y da percepción del riesgo de exposición al VIH y para su consecuente reducción, incentivando a un cambio de comportamiento del individuo y de las comunidades en el grupo social en el que está siendo insertado.

Como ejemplo, podemos citar: Incentivar el uso de preservativo masculino y femenino; aconsejar sobre VIH/Sida y otras ITS; incentivas a hacerse pruebas, aderación a las intervenciones biomédicas, vinculación y retención con los servicios de salud, reducción de daños para las personas que consumen alcohol y otras drogas, y estrategias de comunicación y educación entre pares.

 

Las Intervenciones Estructurales son aquellas enfocadas a las condiciones socioculturales que influencian directamente a la vulnerabilidad de individuos de grupos sociales específicamente de VIH, involucrando preconceptos, estigma, discriminación de cualquier otra forma que aliena los derechos y garantías fundamentales a la dignidad humana.

Por ejemplo, aquellos enfrentamientos de racismo, sexismo, LGBTfobia y demás preconcepto, promocionado la defensa de los derechos humanos, campañas educativas y de concientización.

 

Uso de preservativo

El condón es el método más eficaz para prevenir muchas infecciones transmitidas sexualmente, como el sida, algunos tipos de hepatitis y sífilis, por ejemplo. Además, evita un embarazo no deseado. Por eso, se debe utilizar siempre.

Sin embargo, el preservativo no debe ser una opción para que no se infecta con VIH. Además de evitar a transmisión de otras enfermedades, que pueden perjudicar aún más el sistema inmunológico, ello previene contra la infección del virus que causan el SIDA, o que puede agraviar más la salud de la persona.

Guardar y manejar el condón es muy fácil. Practique antes así no tendrás problemas a la hora que estés con tu pareja y sea necesario utilizarlo. El colocar el condón en su pareja puede convertirse en un momento placentero. Eso sí, hay que seguir el modo correcto de uso. Por otro lado, nunca utilice dos condones al mismo tiempo y no olvide que los condones se pueden romper o estallar.

 

Circuncisión:

La circuncisión masculina ayuda a proteger al hombre de la infección por el VIH de sus parejas de sexo femenino. La mayoría de los hombres gay y otros HSH contraen VIH a través del sexo anal receptivo y, en ese caso, la circuncisión no ofrece protección para la persona pasiva.

Existen investigaciones que muestran que la circuncisión puede reducir el riesgo de contagiarse por medio de sexo anal para la persona activa. Cuando el hombre VIH-negativo es activo en el sexo anal el riesgo se deduce en unas seis veces si él es circuncidado. Sin embargo, estar circuncidado no ofrece protección completa para un hombre VIH-negativo cuando el penetra a un hombre VIH-positivo si bien el riesgo es reducido, no desaparece. Los hombres circuncidados siempre deben de utilizar preservativo para prevenir la infección del VIH, a pesar de ser siempre activo.

 

Retirar el pene antes de la eyaculación

Retirar el pene del ano antes de eyacular puede ser una estrategia muy complicada, pues el hombre VIH-negativo, que está siendo penetrado, no tiene cómo controlar cuando (él) o su pareja, que está penetrando, retirará el pene. También es difícil para la pareja que está penetrando calcular el momento exacto para retirar el pene, especialmente en el calor del momento. Otro problema es que el VIH está presente desde antes de la eyaculación del semen, muchos hombres secretan este fluido cuando son estimulados. Gozar fuera es cinco veces más arriesgado que no tener sexo anal desprotegido.

 

Profilaxis Post-Exposición (PEP)

La Profilaxis Post-Exposición, o simplemente PEP, es un tratamiento con terapia antirretroviral (TARV) por 28 días para evitar la sobrevivencia y la multiplicación del VIH en el organismo de una persona. Es recetada para las personas que pueden haber tenido contacto con el virus en alguna situación, tales como:

  • Violencia sexual;
  • Relaciones sexuales desprotegidas (Sin uso de condón o rompimiento del condón).
  • Accidente ocupacional (con instrumentos punzocortantes o en contacto directo con material biológico).

Para funcional, el PEP debe comenzar a ser utilizada luego de una relación de riesgo, después de máximo 72 horas. Usted debe acercarse a un centro de salud que brinde tratamiento de PEP lo más pronto posible después de haber estado en una relación que ha podido estar en contacto con el virus del VIH. Es importante tener en cuenta que el PEP no sustituye al condón. Por lo contrario: El uso de preservativos masculinos y femeninos es la manera más eficiente de evitar el VIH. No deje de utilizar condón y protegerse en toda relación sexual.

 

¿Cómo funciona?

El PEP consiste en tomar una pastilla en una dosis diaria, sin embargo, dependiendo de la opinión del profesional de la salud que le atienda, podría significar que tal vez tenga que tomar más de un medicamento por día. Lo más importante es tener en mente que el tratamiento, independientemente de la cantidad diaria de pastillas, no puede ser interrumpido durante los 28 días de duración, debiendo ser tomadas siguiendo la dirección del médico.

Es muy importante seguir la dirección del médico ya que si no se hace el tratamiento puede falla y, de esa formal, no se impedirá que el virus sobreviva y que se reproduzca en su organismo, lo que hará que usted contraiga VIH.

Por es, obedecer rigurosamente las dosis, los intervalos de uso y la duración del PEP, conforme a la orientación que le dio el profesional de la salud que le atendió. Como todo medicamento, los antirretrovirales utilizados en el PEP también pueden causar efectos secundarios. Los más comunes son: Dolor de cabeza, mareos y diarrea. En caso usted tenga alguno de esos síntomas, no interrumpa jamás el tratamiento. Acérquese inmediatamente al centro de salud en donde le proporcionaron el PEP para buscar orientaciones en relación a esos efectos. Su médico le brindará ayuda y le explicará cómo proceder.

 

 

¿Qué son las ITS? (Infecciones de transmisión sexual)

Las infecciones de transmisión sexual (ITS) son causadas por virus, bacterias u otros microorganismos.

Son transmitidas, principalmente, por medio de contacto sexual (oral, vaginal, anal) sin el uso de condón, con una persona que está infectada. La transmisión de una ITS puede suceder, también, de una madre a su hijo durante la gestación, o el parto, o amamantando.

El tratamiento para las personas con ITS mejora la calidad de vida e interrumpe la posibilidad de transmisión de esas infecciones.

La terminología Infección de transmisión sexual (ITS) pasa a ser adoptada en sustitución a la expresión Enfermedades Sexualmente Transmisibles (EST), porque destaca la posibilidad de que una persona tenga y transmita una infección, incluso sin signos y síntomas.

 

Sexo Oral

El riesgo de transmisión de VIH a través del sexo oral es muy bajo. Sin embargo, existen casos en los que es posible infectarse con el VIH, en esos casos el único factor de riesgo es el no uso de condón de parte de la persona receptiva la única protección (Al realizar sexo oral en un hombre). En esos casos, el VIH puede ser transmitido si el hombre VIH-negativo hacer sexo oral en un hombre VIH-positivo, o un hombre VIH-positivo eyacula dentro de la boca del hombre VIH-negativo si es que tiene cortes, heridas, sangrados dentro de la boca o si es que ha tenido tratamientos dentales recientemente. A pesar de ser muy poco frecuente, todo esto puede servir de vía para que el VIH presente en el esperma entre al cuerpo de la pareja VIH-negativo.